En marzo se celebró en Nueva York la mayor reunión anual de las Naciones Unidas sobre igualdad de género y empoderamiento de la mujer, con la celebración del 68º periodo de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW). Franciscans International aprovechó esta oportunidad para proseguir su labor de defensa de la extrema pobreza, entre otras cosas como consecuencia del riesgo desproporcionado de violaciones de los derechos humanos que sufren las mujeres a manos de las empresas transnacionales.

Este año, también acogimos a un grupo de nueve mujeres franciscanas, activas en un amplio número de cuestiones de derechos humanos que van desde el trabajo social y la migración hasta el mundo académico, para que asistieran a la sesión, compartieran sus puntos de vista y se inspiraran para su trabajo.

 La 68ª sesión se centró en la necesidad de acelerar el empoderamiento de las mujeres y las niñas abordando la pobreza y reforzando las instituciones y la financiación. Aunque los Estados miembros de la ONU se han comprometido a alcanzar la igualdad de género para 2030, existe un déficit de gasto anual de 360.000 millones de dólares para hacer realidad este objetivo. Esto va al corazón de un problema fundamental: cuando se deja atrás a las mujeres, se nos frena a todos.

«Seguimos diciendo a las niñas que ‘disparen a la luna porque acabarán entre las estrellas’. Pero apenas podemos llegar a la luna», afirma Gabriella Martínez, de la Red de Acción Franciscana, que formaba parte de la delegación de FI. «En la sesión oí que la paz tiene un 20% más de probabilidades de durar si las mujeres participan en los diálogos. Puede que no parezca una gran diferencia, pero cuando tenemos todas estas disputas en el mundo, sí lo es. Y oí que las mujeres dicen: ‘Tenemos las soluciones; sólo que no tenemos los recursos'».

«Amortiguadores»

Uno de los principales motivos de preocupación para FI sigue siendo el papel de las empresas a la hora de alimentar las violaciones de los derechos humanos y la degradación del medio ambiente, que a menudo afecta de manera desproporcionada a mujeres y niñas. Aunque muchas empresas defienden de boquilla la igualdad de género, las mujeres se enfrentan a violaciones sistemáticas en todo el mundo, incluida la explotación financiera y sexual.

Al margen de la sesión, FI apoyó un acto organizado por las Feministas por un Tratado Vinculante, en el que las ponentes pudieron compartir casos de Argentina, Indonesia, Kenia y los Territorios Palestinos Ocupados. El debate también exploró formas de fortalecer los vínculos entre la CSW en Nueva York y las negociaciones en curso en la ONU en Ginebra sobre un nuevo tratado que regularía las actividades de las empresas transnacionales en virtud de la legislación internacional de derechos humanos. 

«Si San Francisco viviera hoy, estaría en la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer».

Hermana Maryann A. Mueller CSSF

Haciéndose eco de algunos de los temas debatidos durante este evento y tras dos intensas semanas, el documento final de la sesión reconoce que las mujeres y las niñas que viven en la pobreza se han convertido en «amortiguadores» en tiempos de crisis. Reconociendo las deficiencias de la arquitectura financiera internacional, la Comisión también recomendó a los Estados miembros de la ONU que pongan en marcha reformas que incluyan una fiscalidad progresiva, el cumplimiento de las normas laborales básicas y nuevas estrategias hacia economías sostenibles.

Estas Conclusiones Acordadas, junto con el lenguaje procedente de otros mecanismos de derechos humanos de la ONU y los compromisos de los Estados en virtud del derecho internacional, seguirán informando y dando forma al trabajo de FI para empoderar a quienes trabajan por la igualdad de género en las bases y en la ONU.

Se trata de una traducción automática. Rogamos disculpen los errores que puedan haberse producido. En caso de divergencia, la versión inglesa es la autorizada.

Más de 281 millones de personas -casi el 4% de la población mundial- no viven en el país donde nacieron. El Día Internacional del Migrante es una ocasión para arrojar luz sobre los retos a los que se enfrentan las personas que se desplazan. Aunque el número de migrantes en todo el mundo sigue creciendo -debido a factores como la pobreza, la inseguridad o los efectos del cambio climático-, la aplicación de un enfoque de derechos humanos a la movilidad humana sigue retrasada.

Las políticas y prácticas hostiles en materia de inmigración, como la militarización de las fronteras y la criminalización de los migrantes, aumentan su vulnerabilidad ante las violaciones de los derechos humanos. Este es especialmente el caso en las Américas, donde estas prácticas obligan a las personas a utilizar rutas cada vez más peligrosas, sometiéndolas a extorsión, violencia sexual y asesinatos por parte de cárteles y contrabandistas.

En este contexto, los franciscanos están en primera línea para ayudar a los migrantes. Creada en 2018, la Red Franciscana de Migrantes (FNM) tiene como objetivo «formar un corredor de apoyo humanitario a los migrantes en todo el continente americano.» Los miembros de la Red trabajan directamente sobre el terreno proporcionando servicios esenciales como alojamiento temporal y alimentos, pero también buscan defender los derechos de los migrantes en las Naciones Unidas a través de Franciscans International.

El establecimiento de refugios cerca de los pasos fronterizos también desempeña un papel esencial para preservar la seguridad y la dignidad de las personas que se desplazan por Colombia, Centroamérica, México y Estados Unidos.

De hecho, muchas personas se encuentran en situaciones desesperadas cuando llegan a un refugio. Algunas lo han perdido todo, pueden haber presenciado o sufrido violencia extrema, o a veces se han visto separadas de su familia. Alejandra Conde, de la franciscana La 72, explica: «Estamos en un contexto en el sur de México donde hay muchísimos temas de violaciones por parte de las autoridades y también del crimen organizado, delincuencia común, secuestros, asaltos, robos y violencia sexual.»

«Somos defensores de los derechos de los migrantes».


Situado en Tenosique, el albergue La 72 acoge a migrantes y presta especial atención a las víctimas de delitos, ofreciéndoles apoyo psicológico e informándoles de sus derechos. «También tenemos en cuenta la interseccionalidad y prestamos atención específica a los grupos más vulnerables, como los menores no acompañados, los niños, las mujeres y los miembros de la comunidad LGBTQ+», explica Alejandra. Para ello, utilizan diversas estrategias, como crear diferentes espacios donde las personas se sientan seguras: por ejemplo, hay algunas partes del refugio donde sólo se permite la entrada a mujeres.

Como complemento al apoyo psicológico y el asesoramiento, la mayoría de los refugios ofrecen servicios médicos, supliendo así la falta de acceso de los inmigrantes a la atención sanitaria. También proporcionan artículos de primera necesidad, como alimentos, kits de aseo y ropa.

Para la hermana Isabel Turcios (FMI), directora del albergue para migrantes Frontera Digna, en Coahuila, su presencia es fundamental: «Dadas las situaciones de vulnerabilidad que viven los migrantes, el trabajo que se realiza desde este albergue es de vital importancia porque podemos escuchar, acoger, proteger y brindar asesoría jurídica en situaciones que lo requieran. Somos defensoras de los derechos de los migrantes». En Frontera Digna, las Hermanas ofrecen asistencia espiritual y asesoramiento, pero también derivan a las personas a otras organizaciones locales en función de sus necesidades.

«El tema de emigrar sin información es como si fueras por la calle con los ojos vendados porque no sabes dónde ir y qué hacer».

Otro punto en común entre los refugios de la Red es la importancia que se da al acceso a la información: «El tema de emigrar sin información es como si fueras por la calle con los ojos vendados porque no sabes adónde ir ni qué hacer», dice Alejandra Conde. Sin embargo, muchas personas inician su viaje sin conocer los procesos de regularización ni los mecanismos de protección disponibles. Cuando llegan a uno de los albergues, se les informa de las opciones que tienen y pueden elegir con conocimiento de causa qué hacer a continuación.

Sin embargo, aunque estos lugares son esenciales para garantizar la dignidad humana de las personas que se desplazan, se enfrentan constantemente a obstáculos. En primer lugar, la propia naturaleza de los albergues para migrantes los hace vulnerables al acoso y los ataques de agentes tanto estatales como no estatales. En México, no sólo los migrantes, sino también las personas que los acompañan en los procesos de regularización de visados, sufren amenazas periódicas por parte de las autoridades. Además, con unos flujos migratorios que no dejan de aumentar, los albergues suelen funcionar a plena capacidad. Esto se suma a una grave falta de financiación, ya que muchos refugios dependen de las donaciones: «Sería estupendo contar con ayuda financiera para imprevistos, así como para medicamentos básicos y otros artículos de socorro», dice la hermana Isabel.

A pesar de las dificultades, la Red Franciscana de Migrantes (FNM) mantiene la esperanza y el compromiso de proteger la dignidad de las personas que se desplazan: «Puede ser frustrante tener que enfrentarse cada día a estos abusos contra los migrantes», dice Alejandra. «Pero, al mismo tiempo, es muy satisfactorio ver a la gente salir con sus maletas, con sus chaquetas, con una tarjeta y su situación regularizada, y ver esas caras de felicidad cuando se van».

Se trata de una traducción automática. Rogamos disculpen los errores que puedan haberse producido. En caso de divergencia, la versión inglesa es la autorizada.

Franciscans International se enorgullece de ser miembro de la diversa coalición mundial que ha recibido hoy el Premio de Derechos Humanos de la ONU. Otorgado una vez cada cinco años, el prestigioso premio reconoce el papel vital desempeñado por esta coalición en la defensa del reconocimiento por parte de los Estados miembros de la ONU del derecho humano a un medio ambiente limpio, sano y sostenible.

Este logro sólo fue posible gracias a los incansables esfuerzos que comenzaron hace más de una década y que dieron como resultado que miles de organizaciones y personas de todo el mundo se unieran para impulsar a las Naciones Unidas a reconocer este derecho, primero en 2021 por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU y posteriormente en 2022 por la Asamblea General de la ONU.

El premio fue aceptado en Nueva York en nombre de la coalición por seis representantes de África, Asia, Europa, el Pacífico, Norteamérica y Latinoamérica y el Caribe. La naturaleza diversa de este grupo no sólo representa el alcance de la coalición, sino que también ejemplifica la relevancia global del derecho a un medio ambiente sano como parte integrante del disfrute de todos los demás derechos humanos.

La Coalición Mundial de la Sociedad Civil, los Pueblos Indígenas, los Movimientos Sociales y las Comunidades Locales para el Reconocimiento Universal del Derecho Humano a un Medio Ambiente Limpio, Sano y Sostenible reúne a más de 1.350 organizaciones de 75 países.

En nuestro propio trabajo en FI, esta intersección y las nuevas vías de defensa que se abren con el reconocimiento de este derecho son también evidentes. En Asia-Pacífico y América, por ejemplo, las actividades empresariales descontroladas han afectado gravemente a las vidas de los pueblos indígenas y de otras comunidades que tradicionalmente dependen de su entorno natural para subsistir.

También en América, así como en África, la degradación medioambiental está exacerbando los flujos migratorios y los desplazamientos internos. Tanto a nivel de base como en procesos globales como las Conferencias de la ONU sobre el Clima, el derecho a un medio ambiente sano puede ser el fundamento de políticas inclusivas y basadas en los derechos que busquen combatir la triple crisis planetaria y sus impactos.

«La concesión del Premio de Derechos Humanos subraya la universalidad del derecho a un medio ambiente sano. Todos necesitamos aire limpio, alimentos adecuados y sostenibles, agua y saneamiento, y otros elementos del derecho a sobrevivir y prosperar», declaró Budi Tjahjono, Director de Incidencia Internacional de FI. «Ya son 161 los Estados que han consagrado este derecho en su legislación nacional. Aunque esto es alentador, es sólo el principio: debemos continuar y continuaremos nuestro trabajo para aplicar plenamente este derecho humano para todos.»

FI ha seguido abogando por la inclusión de este derecho en otros espacios y documentos finales, para garantizar la coherencia en toda la ONU.  FI también está realizando actualmente consultas e investigaciones para una nueva publicación que esperamos lanzar a principios de 2024. Mediante el análisis de casos concretos, este documento tratará de colmar las lagunas existentes en la comprensión del derecho recientemente reconocido y ofrecerá herramientas a los activistas de base y a los líderes comunitarios que tratan de proteger y hacer realidad el derecho a un medio ambiente sano.

Mientras celebramos el Premio de Derechos Humanos, seguimos comprometidos a trabajar con todos nuestros socios y a continuar el largo camino hacia la aplicación y el disfrute del derecho a un medio ambiente sano para todos.

Se trata de una traducción automática. Rogamos disculpen los errores que puedan haberse producido. En caso de divergencia, la versión inglesa es la autorizada.

Hace 75 años, cuando el mundo salía de los horrores de la Segunda Guerra Mundial, la Asamblea General de la ONU proclamó la Declaración de los Derechos Humanos. Hoy en día, sigue siendo un documento único que sitúa la dignidad inherente de todas las personas como fundamento de la libertad, la justicia y la paz.

Desde el principio, la Declaración Universal ha resonado profundamente entre los franciscanos. Observando el ejemplo de Francisco de Asís -cuya propia fe se forjó a través de su experiencia como soldado- es fácil ver cómo este documento encaja con su propia creencia intransigente en la dignidad humana.

Sin embargo, al conmemorar este aniversario, también queda dolorosamente claro que la realización de estos valores sigue siendo una realidad lejana para muchos, ya sea a causa de los conflictos, la pobreza extrema o las crisis medioambientales a las que nos enfrentamos. Junto con sus aliados, los franciscanos siguen comprometidos a poner en práctica las palabras de la Declaración Universal, tanto a través de la acción directa en la base como en la ONU.

Como parte de las celebraciones en torno al 75 aniversario de la Declaración Universal, la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos organizó un evento de alto nivel de dos días de duración en Ginebra. Durante esta reunión, se invitó a los Estados miembros de la ONU y a las organizaciones de la sociedad civil a participar en un «árbol de promesas» para ofrecer sus compromisos concretos con los derechos humanos.

Markus Heinze OFM, Director Ejecutivo de FI, aprovechó la ocasión para hacer la siguiente declaración:


«Franciscans International agradece la oportunidad de expresar nuestro compromiso con motivo del 75 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Durante casi 35 años, Franciscans International ha tendido puentes entre los franciscanos que trabajan a nivel de base y las Naciones Unidas.

Con el apoyo de nuestro equipo de expertos en derechos humanos en Ginebra y Nueva York, las preocupaciones de los franciscanos y de las comunidades que representan son llevadas a la atención de la comunidad internacional.

Uniendo estos dos mundos, Franciscans International aboga por la dignidad humana y la justicia medioambiental, utilizando un enfoque basado en los derechos.

Hoy celebramos la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Mañana, continuaremos nuestros esfuerzos para ayudar a hacer realidad las promesas que encierra para todos nosotros.

Por lo tanto,

Nos comprometemos a trabajar por una comunidad mundial en la que

  • se respete la dignidad de cada persona,
  • los recursos se compartan equitativamente,
  • se proteja el medio ambiente,
  • y las naciones y los pueblos vivan en paz.

Gracias».

Se trata de una traducción automática. Rogamos disculpen los errores que puedan haberse producido. En caso de divergencia, la versión inglesa es la autorizada.

Entre ciertos grupos étnicos del norte de Benín, las características de un niño al nacer y en los meses siguientes son cruciales para su supervivencia. Desde su posición durante el parto hasta su forma de mamar, puede ser acusado de ser un niño «brujo». Según las creencias tradicionales, se convierte entonces en una maldición para su familia y toda la comunidad, y debe ser eliminado.

Hablamos con el hermano Auguste Agounpké, que lleva más de 20 años luchando contra el infanticidio ritual. Aunque se ha avanzado mucho desde entonces, incluida la penalización de la práctica por Benín en 2015, aún no ha desaparecido por completo. Aunque ahora se opta más a menudo por el abandono como alternativa a la muerte, los niños acusados de brujería siguen sufriendo estigmatización y exclusión. Hemos podido hablar de las actividades de sensibilización sobre el terreno en las que ha participado el Hermano Auguste, así como de su implicación en la defensa internacional.


¿Podría presentarse y presentar su trabajo sobre el infanticidio ritual en Benín?

Me llamo Auguste, soy fraile capuchino y trabajo para Franciscans-Benin. La primera vez que oí hablar de los llamados niños brujos fue cuando me enviaron en misión al norte del país en 2003. Me resultó extraño, porque es algo que no existe en el sur. Un día, un catequista de la parroquia vino a avisar al párroco de que iban a ejecutar a un niño de ocho meses porque le había salido el primer diente en el maxilar superior. Inmediatamente subimos al coche y nos dirigimos al pueblo. Los padres estaban allí, pero no tenían derecho a hablar: correspondía al abuelo decidir el destino del niño. Aceptó que nos lleváramos a su nieto, pero confirmó que lo mataría si volvía a verlo. Luego tuvimos un segundo caso, una niña a la que también le habían empezado a salir los dientes en el maxilar superior. Su madre, que lo vio enseguida, se fue a vivir con sus padres durante un tiempo para que nadie más se diera cuenta. Pero años después, por fin se lo confesó a su marido. Su hija ya tenía 9 años, pero el padre seguía queriendo matarla, así que tuvimos que ir a buscarla. Hemos salvado así a unos diez niños.

¿Cuáles son las diferentes razones por las que un niño puede ser calificado de «brujo»?

Además de la dentición, que tiene que empezar por la mandíbula inferior, también es muy importante la posición del niño durante el parto. El recién nacido debe caer de espaldas, mirando al cielo: si sale por los pies, por el hombro o de nalgas, habrá que sacrificarlo. Como la mayoría de las mujeres dan a luz en casa, suele encargarse una comadrona del pueblo. Pero algunas de ellas aprovechan que son las únicas autorizadas a entrar en la habitación -y, por tanto, capaces de presenciar la posición del niño al nacer- para ajustar cuentas. A veces mienten para perjudicar a la mujer que da a luz, si han tenido una disputa con ella, por ejemplo. Por último, el número 8 es un mal augurio en la tradición de la etnia bariba. Si una mujer da a luz prematuramente a los ocho meses, no se acepta. Del mismo modo, un niño no debe sacar sus primeros dientes a los ocho meses.

¿Qué ocurre con las mujeres que traen estos niños al mundo?

Mientras estén de acuerdo en eliminar a su hijo, no hay ningún problema para ellas. Sin embargo, si deciden quedárselo a pesar de todo, también ellas correrán peligro. Lo experimenté de primera mano cuando estuve en el norte. La sobrina del obispo con el que vivía dio a luz a un niño en una posición «mala». Con toda la sensibilización que habíamos hecho en la región, ella quería proteger a su hijo, y como su marido no era de la misma cultura, no tenía motivos para querer sacrificar a su bebé. Sin embargo, la familia de la madre concedía gran importancia a las creencias tradicionales. Ella y su marido tuvieron que huir del pueblo para proteger a su hijo. Si se hubiera quedado, su vida también habría corrido peligro.

¿Cuáles han sido las principales etapas de su lucha contra el infanticidio ritual?

En 2007, Franciscans International nos invitó a asistir a un curso de formación sobre el uso de los mecanismos de protección de los derechos humanos de la ONU. Estaba con una hermana franciscana que entonces no conocía, la hermana Madeleine Koty, que ya había salvado a cinco niños del asesinato ritual. Yo había salvado a tres. Así que decidimos que era importante llamar la atención de la comunidad internacional sobre este asunto, y presentamos un informe a la ONU unos meses después. Dos países reaccionaron inmediatamente y formularon recomendaciones para prohibir la práctica. A nuestro regreso, continuamos nuestra labor de sensibilización en las comunidades locales donde el fenómeno está muy extendido, y en 2012, con el apoyo de FI, se creó nuestra ONG Franciscains-Bénins. Combinando la incidencia internacional con la sensibilización a nivel local, puedo decir que, tras años de trabajo, las cosas han cambiado mucho y ya no se mata a estos niños de forma tan sistemática. Sin embargo, el miedo persiste, y los niños «no nacidos» siguen siendo abandonados. A veces, conseguimos concienciar a una familia para que se quede con su hijo, pero sigue siendo la excepción.

¿Puede darnos un ejemplo de una campaña de sensibilización que haya podido llevar a cabo?

En el norte de Benín, organizamos un curso de formación de una semana para cinco comadronas. Algunas de estas comadronas todavía tienen la tradición de decir a sus familias la posición exacta del niño al nacer. Así que trabajamos con ellas para animarlas a guardar el secreto entre la comadrona y la madre. Este proyecto empezó el año pasado y se prolongará hasta 2025. También vamos a continuar nuestras campañas de sensibilización en las escuelas, con los profesores, así como con diversos sectores de la población. Creo que estas campañas a distintos niveles son esenciales si queremos lograr un cambio de actitud.

¿Cuáles son los próximos pasos en su labor de protección de los llamados «niños brujos»?

Actualmente estamos construyendo un centro temporal para acoger a los niños rechazados por sus familias y mantenerlos a salvo. La idea es que puedan quedarse allí mientras les encontramos una familia de acogida, lo que a veces puede llevar meses. Intentamos elegir familias sensibles a este tema y cercanas a los niños desde el punto de vista cultural y religioso. Por último, contribuimos mensualmente a sus gastos generales. Este proyecto está actualmente en marcha y está previsto que se prolongue durante los próximos tres años.

Más información sobre el trabajo de Franciscans-Benin y Franciscans International en la cuestión del infanticidio ritual.

Véase nuestro artículo principal sobre los franciscanos a la cabeza en la defensa de los derechos humanos.

Se trata de una traducción automática. Rogamos disculpen los errores que puedan haberse producido. En caso de divergencia, la versión inglesa es la autorizada.

Durante las próximas dos semana os de presión empresariales, acudan a Dubai, en los Emiratos Árabes Unidos (EAU), para asistir a la Conferencia de la ONU sobre el Clima. Allí evaluarán los progresos realizados hacia la consecución de los objetivos del Acuerdo de París de 2015. La urgencia es evidente: la COP28 ha sido precedida por varios informes científicos, cuyas conclusiones son cada vez más nefastas y, por desgracia, efectivamente ignoradas.

La ventana para limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados se está cerrando rápidamente y requeriría intervenciones radicales. Tal y como están las cosas, incluso el pleno cumplimiento de las promesas ya hechas por los gobiernos de reducir las emisiones elevará las temperaturas hasta 2,5 grados por encima de los niveles preindustriales.

Preocupantemente, las propias Conferencias de la ONU sobre el Clima han sido objeto de crecientes críticas por ofrecer una plataforma a los contaminadores para ellavado verde de sus actividades. La COP27 se caracterizó por una «explosión» de grupos de presión empresariales. La preocupación por la «captura corporativa» de las conferencias se hace eco de la que existe en otros procesos de la ONU, como las negociaciones en curso sobre un tratado relativo a las empresas transnacionales. También en la COP27, las autoridades egipcias impusieron severas restricciones a la sociedad civil, amenazando con privar a las deliberaciones de muchas voces críticas de las comunidades afectadas.

La COP28 se enfrenta a cuestiones similares sobre su legitimidad después de que los EAU eligieran al director general de su empresa petrolera estatal como presidente de la conferencia. Esto significa que las negociaciones sobre la eliminación progresiva del uso de combustibles fósiles por completo estarán ahora dirigidas por un ejecutivo petrolero cuya empresa, según se informa, está utilizando la COP28 como una oportunidad para promover nuevos acuerdos petroleros. Mientras tanto, conscientes de las graves restricciones del espacio cívico en los EAU, los activistas climáticos han expresado su temor a ser vigilados y detenidos durante la conferencia. 

«Ahora más que nunca» se ha convertido en una especie de tópico en el mundo de la incidencia política, pero sigue siendo cierto en muchos casos, sobre todo en lo que respecta al cambio climático. Nos estamos quedando rápidamente sin tiempo para tomar medidas contra el cambio climático y ya hemos sobrepasado ciertos puntos de inflexión, lo que está provocando los ya inevitables efectos adversos del cambio climático sobre las personas y el planeta. Sin embargo, cada día que actuamos, podemos evitar más daños futuros.

¿Qué está en juego?

A pesar de sus deficiencias, el Acuerdo de París sigue ofreciendo uno de los marcos internacionales más sólidos para obligar a los Estados a actuar. En este contexto, Franciscans International seguirá de cerca los siguientes acontecimientos de la COP28:

  • La conferencia incluirá el primer balance mundial (GTS, por sus siglas en inglés), a través del cual los países y otras partes interesadas evaluarán los avances en la reducción de emisiones mediante los compromisos nacionales que adquirieron tras el Acuerdo de París, e identificarán dónde se están quedando rezagados. Aunque está claro que estamos muy lejos de mantener la temperatura media mundial «muy por debajo de los 2 °C», el GTS puede aprovecharse para acelerar la ambición de la próxima ronda de planes de acción nacionales, prevista para 2025.
  • También se espera que los delegados de los Estados decidan si eliminan por completo los combustibles fósiles (phase out) o si se limitan a reducir su uso (phase down). La extracción continuada de gas, petróleo y carbón por parte de las empresas no sólo perjudica a nuestro planeta, sino que también afecta negativamente a una serie de derechos humanos, como el derecho a la salud y el derecho a un medio ambiente limpio, sano y sostenible. La decisión de eliminar progresivamente los combustibles fósiles es esencial para proteger tanto nuestra casa común como nuestros derechos humanos.
  • Las negociaciones sobre un fondo de pérdidas y daños deben concluir en la COP28. A través de este mecanismo, los países ricos -históricamente responsables de la mayor parte de las emisiones- deberían proporcionar ayuda económica a los países más pobres para mitigar los daños de la crisis climática y facilitar el abandono de los combustibles fósiles. Un mecanismo equitativo y eficaz será fundamental para garantizar que nadie se quede atrás.
  • Por primera vez, la Conferencia de la ONU sobre el Clima contará con un pabellón religioso, lo que refuerza aún más el firme compromiso de la ONU con las comunidades religiosas en cuestiones climáticas. Aunque el Papa Francisco se vio obligado a cancelar su visita por motivos de salud, Arzobispo anglicano Julio se unirán a otros líderes religiosos para subrayar que la justicia climática no es sólo una cuestión política y de derechos humanos, sino también un imperativo moral y espiritual.

La COP28 coincide también con el 75 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el 10 de diciembre. Esa misma semana, el 15 de diciembre, se concederá el prestigioso Premio de Derechos Humanos de la ONU a una coalición internacional de organizaciones de la sociedad civil, entre las que se encuentra FI, por su papel en la defensa del reconocimiento del derecho a un medio ambiente sano, un recordatorio inequívoco de que las cuestiones medioambientales son también cuestiones de derechos humanos. Con su reconocimiento de este derecho, la Asamblea General de la ONU ha sentado las bases de un enfoque de la acción mundial basado en los derechos.

Cuando los delegados se reúnan en la COP28, deben estar a la altura del momento y cumplir por fin las obligaciones que les impone el derecho internacional. Deben saber que el mundo está observando y que todo lo que no sea una acción urgente e integradora no es una opción. En palabras del Secretario General de la ONU, Antonio Guterres : «Tenemos que elegir. Acción colectiva o suicidio colectivo. Está en nuestras manos».


Dónde encontrarnos durante la COP28:

Encuentro Interreligioso de Talanoa
(30 de noviembre – 12:30 CET)

Basándonos en una forma tradicional de diálogo de los pueblos indígenas de Fiyi para resolver problemas dentro de la comunidad, nos reuniremos para intercambiar nuestras iniciativas, preocupaciones y esperanzas en nuestro trabajo por la justicia climática.

El Derecho a un Medio Ambiente Sano – ¿Y ahora qué?
(1 de diciembre – 13:45 CET)

Durante un acto de alto nivel que inaugurará el Presidente de Eslovenia, exploraremos cómo la comunidad climática internacional puede incorporar, aplicar y codificar el derecho a un medio ambiente sano.

Se trata de una traducción automática. Rogamos disculpen los errores que puedan haberse producido. En caso de divergencia, la versión inglesa es la autorizada.

En la década de 2000, el descubrimiento de grandes reservas de gas y minerales en Cabo Delgado, la provincia más septentrional de Mozambique, prometió traer crecimiento económico y desarrollo humano a la población. Sin embargo, aunque dio lugar a inversiones masivas de empresas europeas, las comunidades locales apenas se han beneficiado de ello. Al contrario, la explotación de los recursos acentuó las desigualdades y participó en el aumento de la violencia. La situación en Cabo Delgado se agravó aún más en octubre de 2017, cuando un grupo extremista conocido localmente como Al Shabab* emprendió una insurgencia brutal, atacando indiscriminadamente a los ciudadanos. Desde que comenzó, miles de personas han muerto y más de un millón han sido desplazadas.

En medio de esta crisis compleja y polifacética, las Franciscanas Misioneras de María (FMM), a las que pertenece la Hermana Therese, ayudan a los desplazados internos en los campos proporcionándoles apoyo psicológico y cursos de formación práctica, sobre todo para mujeres jóvenes. Hablamos de su trabajo diario con los afectados, de algunas de las causas profundas de la crisis y de cómo ve la defensa internacional.


¿Puede explicarnos en qué consiste su trabajo?

En el norte de Mozambique, la llegada de desplazados internos fue repentina y masiva. Cada día llegaban entre 300 y 500 personas, algunas con su equipaje, otras con las manos vacías. Cuando esto ocurrió, tuvimos que tomar una decisión rápida. Como ya tenía experiencia trabajando con refugiados ruandeses y burundeses, no dudé en implicarme y ponerme a su servicio. Gracias a la colaboración de las autoridades locales, pudimos encontrar diferentes sitios para acoger a la gente, y actualmente tenemos once campamentos en nuestro distrito. Lo primero que hacemos mis hermanas y yo es acogerlos en una de nuestras parcelas y proporcionarles la ayuda de emergencia enviada por nuestra congregación, que incluye alimentos para los primeros días y una esterilla para dormir. Nuestro trabajo tiene también una dimensión psicológica: cada mañana, nuestra prioridad es estar cerca de ellos y escucharlos. Nuestra sola presencia es esencial. Por último, les formamos para que sean autosuficientes, para que no se vuelvan dependientes.

Antes de llegar a estos campos, ¿cuál era la experiencia de estos desplazados?

Muchas personas se vieron desplazadas por los atentados terroristas, que comenzaron de forma inesperada. Los aldeanos veían impotentes cómo grupos armados quemaban sus casas y decapitaban a sus vecinos y familiares. Cuando ves eso, no te queda más remedio que huir. Fueron muchos los desplazados por esta violencia, pero no fue el único factor. De hecho, el suelo de la provincia de Cabo Delgado es rico en minerales, lo que lo convierte en un lugar especialmente atractivo para la industria minera. En lugar de entablar un diálogo con las poblaciones indígenas y los jefes tradicionales, las empresas transnacionales las han desalojado de sus tierras, a menudo con la falsa promesa de darles a cambio nuevas parcelas que les permitirían continuar con sus actividades agrícolas.

¿Cómo es la situación en los campos?

Gracias a la ayuda de organizaciones no gubernamentales y eclesiásticas, la situación ha mejorado. Algunas de ellas se ocupan del agua cavando pozos, las instalaciones sanitarias están en mejores condiciones y, en general, la colaboración con otras entidades hace que se atiendan mejor las necesidades locales. Médicos Sin Fronteras (MSF), por ejemplo, fue una de las primeras en llegar sobre el terreno para proporcionar ayuda esencial. Sin embargo, la ayuda humanitaria no siempre es constante: debido a la falta de fondos, la ayuda del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU está a punto de cesar, por lo que estamos en proceso de recibir las últimas reservas de alimentos. Esto es problemático, porque la lluvia escasea y se tarda tres meses en cosechar. Lo más difícil de nuestro trabajo son los medios. Si no tenemos los medios materiales, se acabó.

¿Qué le inspiró a empezar este trabajo y cómo conecta con su vocación de hermana franciscana?

Desde el principio de mi vocación, me vi a mí misma como misionera, lo que significa que acepto cualquier tipo de trabajo, aunque sea difícil y arriesgado. Nuestra Fundadora solía decir: «Mi consagración es el amor», así que debo amar a todos sin distinción. Mi prioridad es ayudar a los que sufren, pero también hago de mediadora. Como en Mozambique la tierra es propiedad del Estado, algunos campos se han redistribuido entre los desplazados recién llegados, lo que ha creado grandes tensiones con los lugareños. Estos últimos empezaron a exigir una parte de las cosechas como compensación por las tierras que habían perdido. En este tipo de situaciones, no tomo partido e intento mantener la cohesión. Por último, creo que mi trabajo refleja el equilibrio necesario entre la oración y la acción.

¿Qué impresión le causó su primera experiencia en las Naciones Unidas?

Me ha gustado porque pensaba que sólo algunos países estarían representados y tendrían la oportunidad de hablar; no esperaba que hubiera tanta diversidad en los debates. Además, los intercambios que presencié fueron muy respetuosos. Ahora tengo una impresión completamente distinta de la ONU, y puedo ver la gran labor en materia de derechos humanos que lleva a cabo tanta gente.

¿Cuál es su principal mensaje a la comunidad internacional?

Mi principal petición es que se respeten los derechos humanos y la libertad de expresión. En el contexto de las actividades mineras en Mozambique, es necesario entablar una conversación con la sociedad civil, y para ello la comunidad internacional tiene un papel esencial que desempeñar. Es importante presionar a los jefes de Estado para que entablen un diálogo con sus pueblos y garanticen su participación en los procesos de toma de decisiones que les afectan. También es responsabilidad de los gobiernos poner límites a las empresas y mantener una reciprocidad que incluya a las poblaciones locales. Por último, estoy convencido de que todos podríamos convivir muy bien en esta tierra si respetáramos los derechos humanos, derechos que están incluidos en los Diez Mandamientos de Dios.

*Sin vínculos con el grupo somalí del mismo nombre.

Para más información, consulte nuestro artículo principal sobre los franciscanos a la cabeza en la defensa de los derechos humanos.

Se trata de una traducción automática. Rogamos disculpen los errores que puedan haberse producido. En caso de divergencia, la versión inglesa es la autorizada.

View More on YouTube Subscribe

Muchos de los amigos, socios y colegas de Franciscans International se reunieron en Ginebra y en línea el 8 de noviembre para marcar el comienzo de una nueva era para la organización y despedir a Markus Heinze OFM, cuyo último mandato como Director Ejecutivo llega a su fin tras más de una década. El evento fue también una oportunidad para conocer y dar la bienvenida a su sucesor, Blair Matheson TSSF, que asumirá oficialmente el cargo el 1 de enero de 2024.

Markus aprovechó la ocasión para agradecer a las personas comprometidas con el trabajo de FI el apoyo recibido en los últimos años. «Todo lo que hemos conseguido sólo ha sido posible gracias a todos vosotros. Es como una orquesta: cada uno toca su propio instrumento, pero eso es lo que crea los maravillosos sonidos», dijo. «Pero, por supuesto, no se trata de nuestros logros, sino de nuestra misión y visión de respetar la dignidad y los derechos de todas las personas. Por eso os doy las gracias».

Reflexionando sobre el cambio, el Presidente del consejo de administración internacionalnternacional de FI, el Hermano Michael Perry OFM, pronunció un breve discurso, explorando el significado del liderazgo en un contexto franciscano y sus vínculos con la defensa de los derechos humanos en las Naciones Unidas.

«Una de las cosas más sorprendentes del liderazgo en el mundo ‘franciscano’ -si es que tal mundo existe realmente- es el sentido intuitivo de que la verdadera autoridad se deriva de abajo, de estar entre los últimos, compartir su experiencia y comprometerse con ellos, en lugar de pretender ocupar un lugar en la cima de la sociedad.»

Al concluir la reunión, los asistentes ofrecieron una bendición a Blair mientras se prepara para tomar el relevo. «Estaba claro que mi tiempo en FI iba a terminar, y puede que algunos se hayan puesto nerviosos por lo que vendría después», dijo Markus. «Prometí a la gente que haríamos todo lo posible por encontrar un buen Director Ejecutivo, pero no sabía que sería tan bueno».

Se trata de una traducción automática. Rogamos disculpen los errores que puedan haberse producido. En caso de divergencia, la versión inglesa es la autorizada.

Durante la última semana de octubre, los Estados miembros de la ONU se reunieron en Ginebra para continuar las negociaciones sobre un nuevo tratado que regularía las actividades de las empresas transnacionales en el marco del derecho internacional de los derechos humanos. Este grupo de trabajo intergubernamental de composición abierta (GTIG) fue creado en 2014 por el Consejo de Derechos Humanos, reconociendo que las empresas se encuentran entre los principales impulsores de las violaciones de derechos humanos en todo el mundo.

Franciscans International ha participado activamente en las nueve sesiones del IGWG celebradas hasta la fecha, aportando tanto conocimientos técnicos como ofreciendo una plataforma a los socios para que sus experiencias de primera mano puedan informar las negociaciones. En el pasado, hemos acogido a franciscanos y a otros defensores de los derechos humanos para que dieran testimonio de los impactos que las actividades empresariales tienen en sus comunidades, a menudo con consecuencias generalizadas e intergeneracionales.

Las negociaciones empiezan en serio

 Al inicio de la 9ª sesión, varios Estados plantearon cuestiones y preocupaciones sobre el proceso de elaboración del cuarto borrador revisado, el texto propuesto que se está negociando. Entre ellas, la incorporación de algunas de las controvertidas 2022 propuestas realizadas por la presidencia, así como la falta de contribuciones entre sesiones de la región africana.

Tras llegar a un acuerdo sobre la publicación del cuarto borrador revisado en formatos «limpio» y «seguimiento de cambios» durante la sesión, las negociaciones continuaron y abarcaron el preámbulo y los Artículos 1 a 3 durante la semana. La sesión contó con una amplia participación de los Estados, así como de muchos Estados que no se habían unido previamente a las negociaciones.

Aunque esto fue una señal alentadora, sigue habiendo un desacuerdo fundamental entre los Estados sobre el alcance del tratado y qué tipos de empresas debe abarcar. Con grandes intereses financieros en juego, ha habido repetidos intentos por parte de algunos Estados e intereses empresariales de debilitar el texto. FI ha realizado y participado en declaraciones orales, incluso como miembros de las coaliciones Red-DESC y Feministas por un Tratado Vinculante.  A lo largo de las negociaciones, nuestras intervenciones se han centrado en la necesidad de incluir un lenguaje sólido que establezca herramientas procesables para hacer frente a la realidad a la que muchas comunidades se enfrentan desde la base.

Voces de las bases

También copatrocinamos dos actos paralelos. El primer acto, «Un debate interregional para poner de relieve cuestiones clave que el Tratado puede abordar desde una perspectiva feminista», contó con la participación de un miembro del personal de FI y una Hermana Franciscana de Mozambique, que debatió la relevancia del futuro tratado en situaciones de conflicto basándose en su experiencia de apoyo a los desplazados internos. En un segundo acto, en el que se analizaron casos concretos de violaciones de derechos humanos y de destrucción ecológica, se examinó cómo estos ejemplos abordaban disposiciones específicas del tratado propuesto, incluidas sus disposiciones sobre prevención, acceso a la justicia y responsabilidad. 

Para avanzar, el informe del Presidente-Relator ofrecía una serie de recomendaciones, entre ellas presentar una decisión de procedimiento al Consejo de Derechos Humanos solicitando recursos humanos y financieros adicionales para apoyar el proceso, celebrar consultas entre periodos de sesiones sobre la metodología y convocar «consultas temáticas interregionales entre periodos de sesiones» sobre el proyecto de tratado. 

FI continuará siguiendo de cerca el proceso, y contribuirá activamente, cuando sea posible, a las reuniones entre sesiones y a otras oportunidades de consulta.

Se trata de una traducción automática. Rogamos disculpen los errores que puedan haberse producido. En caso de divergencia, la versión inglesa es la autorizada.

Más de veinte años después del final del conflicto armado interno, Guatemala sigue padeciendo estas décadas de violencia extrema y discriminación contra las comunidades indígenas. Persisten la impunidad rampante y la corrupción generalizada a alto nivel. El poder judicial desempeña un papel importante a la hora de amordazar a la disidencia, bloqueando las investigaciones sobre corrupción y violaciones de derechos humanos y procesando arbitrariamente a periodistas y jueces independientes. El país también se ha convertido en uno de los lugares más peligrosos para los defensores de los derechos humanos, que son vigilados, criminalizados, acosados y, en algunos casos, simplemente asesinados. En agosto de 2023, el candidato anticorrupción Bernardo Arévalo ganó inesperadamente las elecciones presidenciales, dando nuevas esperanzas a la población. Pero desde entonces, la fiscalía general ha intentado deslegitimar los resultados, lo que a su vez desató protestas en toda Guatemala. 

En este contexto, nos reunimos con Brenda Peralta, que trabaja como coordinadora de la Comisión de Justicia, Paz e Integridad (JPIC) de la Familia Franciscana de Guatemala, miembro del comité de incidencia de la Red Franciscana para Migrantes (FNM), así como coordinadora de la Iniciativa Causas Raíz en Guatemala. Hablamos de la situación en su país y de cómo ve su trabajo para que haya más justicia.


¿Cuáles son los principales problemas de derechos humanos en Guatemala?

Durante los últimos años, el «pacto de los corruptos» -un grupo de poderosas élites vinculadas al crimen organizado- ha socavado el Estado de derecho, con ataques sistemáticos contra funcionarios de justicia independientes y la criminalización de activistas, líderes indígenas y periodistas. Tras denunciar la corrupción en las más altas esferas del gobierno, la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), respaldada por Naciones Unidas, fue expulsada del país. Las comunidades indígenas también son desalojadas a menudo de sus territorios, lo que provoca desplazamientos internos y otros abusos contra los derechos humanos. El problema con estas tierras es que fueron robadas durante el conflicto armado interno, cuando la población se exilió, y familias poderosas y militares transfirieron fraudulentamente los títulos a su nombre. Tras los acuerdos de paz de 1996, la población regresó a sus territorios, pero ahora éstos están siendo reclamados por los supuestos propietarios con la ayuda del gobierno y de grupos paramilitares que quieren utilizarlos para la producción de aceite de palma, la minería extractiva y proyectos hidroeléctricos.

¿Qué te inspiró a trabajar en estos temas y cómo conecta con tu vocación de franciscano?

Conocí a los franciscanos en mi adolescencia. Ellos me ayudaron a ser más consciente de lo que estaba pasando en mi país en ese momento, que fue durante los últimos años del conflicto armado interno. Sin embargo, no fue hasta muchos años después que conocí la JPIC. Su trabajo por el cuidado de nuestra casa común y por la construcción de un mundo mejor para todos se convirtió en una forma de vida para mí. Tratamos de concienciar a las comunidades franciscanas, tanto religiosas como seglares, sobre los problemas sociales y políticos y cómo nos afectan. También intentamos mostrar la importancia de la solidaridad y cómo la participación política y ciudadana contribuye a crear soluciones.

¿Cuáles son los principales retos de su trabajo?

Creo que uno de los principales retos es la coordinación de nuestro objetivo común, que es cambiar las estructuras injustas. Ya se ha hecho mucho a nivel regional, con Centroamérica y México, pero aún nos queda mucho camino por recorrer. Trabajamos en muchos frentes simultáneamente para poder ver cambios. Esto puede ser un reto, pero lo hago con gusto porque es por convicción. Otro reto es fomentar la defensa de la familia franciscana. De hecho, algunos podrían recelar de implicarse en ciertos temas, porque siempre hay un riesgo de seguridad cuando se trabaja como defensor de los derechos humanos.

¿De qué logro se siente más orgulloso?

La respuesta positiva y la confianza que muchos franciscanos han recibido durante estos años es realmente reconfortante. Hemos establecido alianzas con líderes, otras organizaciones religiosas y la sociedad civil. Un buen trabajo en equipo ha sido esencial para mejorar nuestra forma de hacer las cosas y para implicarnos a distintos niveles, incluido el internacional. Por ejemplo, trabajar con las Naciones Unidas ayuda a hacer visibles situaciones de violación de los derechos humanos que serían más difíciles de denunciar localmente por cuestiones de seguridad. También genera confianza en las personas y redes locales con las que ya trabajamos y facilita espacios de conexión para crear nuevas redes.

¿Cómo ves la diferencia entre el trabajo de caridad y el de derechos humanos? ¿Crees que se complementan?

Uno de los principios de JPIC es la caridad, que entendemos a tres niveles. Primero, el asistencial, como dar de comer al hambriento, luego el promocional, que es la sensibilización, y, por último, el estructural. Aunque algunas personas se dedican principalmente a la primera parte -lo cual está muy bien-, creo que es esencial ir más allá y trabajar sobre las causas profundas de la injusticia. En ese sentido, la caridad y el trabajo por los derechos humanos se complementan muy bien.

Para más información, consulte nuestro artículo principal sobre los franciscanos a la cabeza en la defensa de los derechos humanos.

Se trata de una traducción automática. Rogamos disculpen los errores que puedan haberse producido. En caso de divergencia, la versión inglesa es la autorizada.